BIOGRAFIA
Pablo O'Higgins

 

 

 

Pintor mexicano de origen estadounidense. Estudió en la Academia de Artes de Rusia y después viajó a México donde rápidamente quedó cautivado por su herencia artística. Colaboró con Diego Rivera en los murales de la Secretaría de Educación Pública y de la Escuela de Agricultura de Chapingo.

 

Junto a este pintor y a Clemente Orozco, Juan O'Gorman y Rufino Tamayo, formó toda una generación de notables muralistas.

 

Entre sus murales destacan La lucha Obrera, obra que realizó junto con Leopoldo Méndez y Alfredo Zalce, Boda indígena, Paisaje Tarahumara y Dios del fuego.

 

En 1961 el gobierno mejicano le otorgó la nacionalidad con carácter honorífico. En 1970 obtuvo el Premio Elías Sourasky.

 

Larga es la lista que enumera sus cualidades personales: dibujante, grabador -litógrafo por excelencia-, pintor, muralista, docente. Pablo O'Higgins (Salt Lake, Utah, EUA, 1 de marzo de 1904), decidió adoptar a México como su lugar de residencia definitiva: aquí se casó y aquí habría de morir, el 16 de julio de 1983.

 

O'Higgins perteneció a una generación de intelectuales convencidos de que el arte debía de tener una función social. No por casualidad declaró "Estamos conscientes de que no sólo somos maestros del color y la línea, sino también educadores políticos". Pablo O'Higgins, en su condición de extranjero -la nacionalidad mexicana la obtuvo hasta 1961- constituye un ejemplo de valentía incuestionable: no dudó en expresar aquello que, sobre la realidad, inquietaba a su conciencia.

 

Como pintor, O'Higgins se sumó al movimiento nacionalista mexicano que buscaba la consolidación de la identidad nacional y de los valores que exigía el momento histórico. Participó en proyectos fundamentales como las Misiones Culturales (1928-1929), impulsadas por José Vasconcelos. Fue miembro fundador de dos trascendentes agrupaciones: la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios
(LEAR), en 1934 y, tres años después, el Taller de Gráfica Popular (TGP). Su participación fue más allá al consolidarse como uno de los más dignos representantes del muralismo mexicano dentro
y fuera de nuestro país.

 

Como algunos de sus colegas, antepuso la importancia del contenido sobre la forma. Sin embargo, no pueden pasarse inadvertidos los elementos de su virtuosismo: la belleza y la certeza de su dibujo, sus trazos, en los que siempre buscó la síntesis, la esencia de la forma.

 

Su particular manera de captar, sentir y representar sus personajes y temas le imprimen un sello inconfundible dentro del conjunto de voces de los demás artistas. Su obra, narra momentos históricos de gran trascendencia en nuestro país, de igual modo, hizo eco de lasprotestas frente a las amenazas intervencionistas en Guatemala, Cuba,
Bolivia y Chile.

 

Parafraseando a Eduardo Galeano "estamos convencidos
de que Pablo O'Higgins contribuye al rescate de la memoria secuestrada de América".

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Copyright 2012 ©Somaap       —      Manuel Maria Contreras No. 96 3er Piso Col. San Rafael Del. Cuauhtemoc       Diseño web: Somaap